Una Apple estancada en la mediocridad

Una Apple para desilusionarnos a todos.

Fotografía de un Macintosh

Hace poco se ha celebrado la nueva WWDC 2019, su conferencia anual enfocada a desarrolladores que año tras año ha ido desviándose a otros tipos de público. Es una de sus celebraciones importantes que nos permite conocer las novedades en las que ha estado trabajando la compañía, casi todas enfocadas en su producto estrella, el iPhone.

Entre las más destacables nos han traído mayor velocidad para el FaceID, también para la ejecución de aplicaciones, un modo oscuro para iOS, swipe en el teclado, mejoras para los mapas, más barreras de privacidad… Un baturrillo de pequeñas mejoras que a mi, personalmente, me producen cierto desasosiego.

Y es que Apple ya no es lo que era.

¿Qué te ha pasado, Apple?

Desde lanzar Apple Maps lleno de errores, al abuso de modelos de iPhone con diferentes tamaños, el Apple Pencil, un servicio de streaming, el notch, la casi nula novedad tecnológica entre modelo y modelo… a veces me pregunto que pensaría Steve Jobs si levantara cabeza, porque desde que él no está Apple ha hecho muchas cosas que él nunca haría.

Steve Jobs presentando el iPad

Últimamente Apple aúna más sus esfuerzos en mejorar y reforzar lo que ya han consolidado y vende bien, el iPhone, el iPad, Apple Store, iTunes, y en menor medida, los Mac y MacOS. Pero principalmente el iPhone es el protagonista estrella de la compañía, pues cualquier innovación que invente, sí o sí irá a parar a los entresijos de la programación y los componentes del icónico smartphone.

Y precisamente eso es lo que me mosquea.

Innovan, pero donde no toca

Apple ya ha dejado en evidencia que en materia de seguridad no son moco de pavo. Hoy en día romper la seguridad de un iPhone no es nada fácil, tanto cuesta que la Guardia Civil tardó 1 año en poder acceder al móvil de Diana Quer. Un caso similar hubo con el FBI en el que tardaron 5-6 meses y les costó 900.000 dólares. Apple por supuesto no solo no está obligada a facilitar la intromisión en sus dispositivos, si no que además la sigue reforzando.

Hace dos años en la WWDC del 2017 presentaron el iPhone X junto a novedades interesantes que traería el teléfono, entre ellas un reconocimiento facial con una altísima precisión que dotaría al sistema de mayor seguridad. También una carga más rápida, y un software que te generaba memojis con un resultado tan sorprendente que dejaba en pañales las técnicas de captura de movimientos en superproducciones cinematográficas. Recuerdo vagamente, pero creo que también anunciaron mejoras para el Apple TV (no confundir con Apple TV+) añadiendo soporte 4k.

Si echamos un ojo a lo que nos dice la historia, no son pocos los grandes logros que ha logrado esta compañía:

  • Reinventaron los ordenadores domésticos con el Macintosh.
  • Reinventaron el diseño gráfico y el marketing con la visión de Jobs.
  • Reinventaron la industria de la música con iTunes.
  • Reinventaron los reproductores de música con el iPod.
  • Reinventaron los teléfonos móviles con el iPhone.
  • Inventaron las tablets con el iPad.
  • Reinventaron el software con la Apple Store.

Y es que precisamente Steve Jobs ya predijo una tecnología revolucionaria como lo fue iPad 27 años antes de su creación. No es baladí que Apple sea la compañía más valorada del mundo y Jobs uno de los visionarios más influyentes del siglo XXI, durante años Apple ha sido la vanguardista de la tecnología, y con razón.

Fotografía de un Macintosh

Es por esta misma razón que sus innovaciones actuales se me antojan faltas de sustancia, e incluso soeces. Apple se ha convertido en una compañía más que ha dejado de apostar por una innovación agresiva, tirar más de un camino seguro, llano y sin riesgos, explotando su mejor producto hasta exprimir todo el jugo que pueda darles el iPhone, mientras que diversifican a otras apuestas poco arriesgadas como el del streaming a base de talonario.

Apple tiene el talento y la tecnología suficiente para crear nuevas tecnologías innovadoras, para reinventar nuevos sectores. En vez de dotar a sus teléfonos de una seguridad casi inquebrantable podrían crear sistemas de seguridad sólidos y robustos para hogares o negocios. En vez de crear «tv boxs» para ver multimedia y Macs con pantallas retina de hasta 5k, podrían crear televisores con su propio sistema operativo dedicado que traigan todo el enorme ecosistema de Apple. En vez de crear algo tan sumamente absurdo como son los memojis, podrían distribuir un software de captura de movimientos para que amateurs y estudiantes de cine pudieran hacer grandes avances en el cine independiente.

Y eso no son más que ideas mías, seguro que a ellos se les ocurrirían mil usos mejores y sorprendentes para lo que han creado.

Su más destacable innovación

En los últimos años lo más atrevido que ha llegado a hacer la compañía ha sido lanzar el Apple Watch, una tecnología que se esperaba como agua en mayo y que no solo llegó tarde, si no que además no tuvo el impacto que se le esperaba. También el Apple Pencil para poder trabajar en iPad con programas de edición de imágenes como Photoshop, y Apple TV+, su servicio de streaming para plantar cara a Netflix.

Recientemente la novedad destacable ha sido iPadOS, un sistema operativo dedicado para iPad, lo que le permitiría dotar a las tablets de mayor independencia y darles una evolución más personal frente el iPhone. No sería de extrañar que al tiempo añadan el ratón y así tener una alternativa real a los ordenadores portátiles y Microsoft Surface.

Mientras tanto tenemos compañías como Samsung y Xiaomi dando los primeros pasos en pantallas plegables, una tecnología que bien aún está verde y llena de quebraderos de cabeza, fallos e inconvenientes, pero al fin y al cabo una tecnología muy necesaria de desarrollar si queremos que evolucione hasta que llegue el punto de ser un producto de ciencia ficción.

Samsung Galaxy Fold
Samsung Galaxy Fold

Google, Facebook y Microsoft por su parte llevan años desarrollando sus propias tecnologías de realidad virtual/realidad aumentada, cada una siguiendo un camino totalmente distinto, pero con grandes avances. Por último Microsoft y Amazon llevan años batallando por la computación en la nube, la cual gracias a ella en el futuro nos permitirá grandísimos avances tanto tecnológicos, como científicos y hasta astronómicos.

Al otro lado del espectro podemos ver empresas como Tesla desarrollando una de las IAs más avanzadas que existen, y Nintendo, que aunque sigue siendo una compañía de videojuegos, no duda en arriesgar innovando en cada consola nueva que lanza al mercado, logrando superarse de nuevo.

Mientras tanto, parece que Apple está estancada en la mediocridad y que solo les importe el iPhone.

Publicado en:

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *