#4 Conociendo a los genios: Susan Wojcicki

Conocida como una de las mujeres más poderosas del mundo, su historia está estrechamente ligada a la de Google.

Susan Wojcicki

Continuando con la serie de los genios de detrás de las grandes empresas tecnológicas, hoy le llega el turno a Susan Wokcicki, también conocida como la sexta mujer más poderosa del mundo, según Forbes.

Su historia va muy ligada a Google y sus orígenes se remontan hasta Menlo Park, que para el que no lo sepa, se ubica en plena meca de Silicon Valley.

Pero, ¿quién es realmente Susan Wojcicki?

Orígenes de alto rango

Wojcicki es hija de un estadounidense de origen polaco que fue profesor de física en la Universidad de Stanford, y de una descendiente de judíos rusos, que fue educadora. Como podemos suponer, creció y vivió rodeada de un ambiente académico, y prueba de ello sus títulos en Historia y Literatura en la Universidad de Harvard, y un Master de Economía en la Universidad de California.

Con 11 años ya era una pequeña empresaria, pues montó un pequeño negocio ella sola que consistía en vender especias puerta por puerta.

La familia Wojcicki, con Susan Wojcicki a la derecha, la mayor de las tres hijas
La familia Wojcicki, con Susan Wojcicki a la derecha, la mayor de las tres hijas

Experta en ciencias y en la administración de negocios, en plena era de las punto com vio que Internet era un lugar de oportunidades y no tardó en aprender a programar y picar código, una decisión inteligente.

No es casualidad por ello que su destino estuviera estrechamente ligado a los orígenes de Google. Pese a que tenía «sus reservas» sobre trabajar con dos estudiantes, confiaba plenamente tanto en su experiencia como en las nuevas tecnologías.

Su esposo también trabajó en Google e incluso una de sus hermanas, bióloga y fundadora de una empresa de investigación genética, estuvo un tiempo casada con Sergey Brin. Sus lazos con Google son estrechos.

El nacimiento de Google

Google como muchas otras empresas tecnológicas nació en un garaje, un dato histórico que también se le atribuye a Apple. Por aquel entonces, dos jóvenes llamados Larry Page y Sergey Brin buscaban un lugar dónde establecer su oficina para empezar con lo que sería su visionario negocio de un buscador de Internet.

Susan Wokcicki les alquiló el garaje de su propio hogar a un precio de 1700 dólares al mes, un dinero que le ayudaría a pagar la hipoteca de la casa, ubicada en Menlo Park, cerca de Palo Alto, California. El alquilar garajes a estudiantes o empresarios jóvenes realmente era una práctica habitual, hoy en día bastante extendida en forma de hogares que sirven como incubadoras para start-ups. Hay toda una cultura casi religiosa detrás de esto.

Susan Wojcicki frente al garaje de su antigua casa, en Menlo Park
Susan Wojcicki frente al garaje de su antigua casa, en Menlo Park

En aquella época Wojcicki trabajaba en Intel iniciando su carrera como responsable de marketing, más adelante pasaría a ser consultora de gestión en Brain & Company, así como en varias empresas emergentes tomando puestos de diversa importancia.

Pero el proyecto de sus jóvenes inquilinos llamó toda su atención, y ante el crecimiento de Google, pese a un embarazado de cuatro meses, decidió unirse a la empresa, pasando a ser uno de los 16 primeros integrantes de Google.

Como podemos suponer aquella apuesta fue acertada, rindió buenos frutos, y gracias a su experiencia previa, Susan Wojcicki acabó por convertirse en la gurú de marketing de una de las empresas tecnológicas más grandes que existen.

Susan Wojcicki

Comenzó como directora de marketing y a medida que la empresa crecía fue haciéndose cargo de toda la publicidad y de las relaciones comerciales. Mas adelante lideraría AdSense, uno de los pilares estrella de Google, un servicio para que cualquier empresa pueda hacer publicidad en Internet. También estuvo al mando de Adwords (actualmente conocida como Google Ads) y Google Analytics, otros servicios estrella de la compañía.

Posteriormente, pasó a ser la directora de YouTube.

Visión de futuro

Cuando YouTube apenas tenía 1 año Wojcicki recomendó a Page y Brin que negociaran la adquisición de la plataforma. Google por aquel entonces ya tenía su propia plataforma de videos, de hecho YouTube y Google Videos convivieron por un tiempo, pero al final se fue al cajón de los fracasos de Google.

Más motivo para darle la razón a Wojcicki cuando vio el potencial de YouTube. En 2006 adquirieron la plataforma por 1.650 millones de dólares, y hoy en día su valor oscila entre los 75 y 90 mil millones.

Susan Wojcicki al mano de YouTube

Los datos financieros de YouTube son un misterio y Google nunca ha querido soltar prenda, pero la consultora Morgan Stanley estima que sus ingresos anuales podrían llegar hasta los 22.000 de dólares al año. Además, cuenta con 1.500 millones de usuarios cada mes. Gracias a YouTube la empresa ha podido diversificarse considerablemente y captar nuevos clientes.

Solo en 2010 los usuarios subían 24 horas de material por minuto. Hoy en día se suben hasta 450 horas cada minuto.

Una persona poderosa

Aprovechando su posición de poder, Wojcicki ha realizado campañas para promover la educación tecnológica entre las más pequeñas con la esperanza de poder disminuir progresivamente la brecha de género que hay en el sector tecnológico, brecha que responde más a un factor educativo que estructural. «Codificar es como saber escribir» es una de sus frases más extendidas.

A día de hoy, en los altos cargos de las jerarquías corporativas las directoras ejecutivas tan solo constituyen un 3%. Eso dota de mayor relevancia a Wojcicki, motivo por el que Forbes le otorga el papel de «la mujer más poderosa del mundo«. Gracias a ella se han visto emerger poderos grupos de empresas tecnológicas que han construido imperios comerciales valorados en millones, demostrando una gran influencia social y política.

Susan Wojcicki

Pese a tener fracasos a sus espaldas y ser blanco de críticas por ciertas políticas de YouTube, Susan Wojcicki es una persona influyente, y cuando habla no dudan en escucharla en cualquier sector empresarial, ya sea en Silicon Valley, en Davos como en Wall Street.

Son sus logros lo que le han dado por derecho un lugar dentro del círculo de las personas más competitivas del mundo empresarial.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *