Conociendo a los genios: Sundar Pichai

La India cada vez se va postulando como origen de los mejores profesionales de la tecnología, y Sundar Pichai es el mejor ejemplo de ello.

Sundar Pichai

Seguimos con la serie de artículos ‘Conociendo a los genios’. En el artículo anterior os hablábamos de Susan Wojcicki, hoy es el turno de Sundar Pichai, CEO de Google y Alphabet Inc.

Como sabréis por el artículo anterior, los fundadores de Google fueron Larry Page y Sergey Brin. Pero en una reestructuración del 2015 le dieron a Sundar el puesto de CEO de Google, y en 2019 el de Aphabet. Alphabet es, en esencia, la empresa matriz de Google.

Pero, ¿quién es Sundar Pichai?

De familia humilde

Antes de asumir un gran poder, Sundar ya tenía una gran responsabilidad. En 2004 se unió a la compañía del buscador, donde lideró los esfuerzos de innovación para productos destinados a clientes de Google, además de Google Chrome, Chrome OS y Google Drive.

Sundar Pichai

Pero Pichai tuvo unos inicios, por supuesto, y estos se remontan a Madurai, India, lugar de nacimiento en 1972. Hijo de un ingeniero eléctrico en el conglomerado británico GEC, Sundar siempre le preguntaba a su padre por lo que hacía en su trabajo y por cómo resolvía los problemas técnicos que se le presentaban. Su padre intuyó pronto que la tecnología jugaría un papel importante en la vida de su hijo.

De muy joven ya se licenció en tecnología en el Instituto Hindú de Tecnología de Kharagpur, donde estudió Ingeniería Metalúrgica. Cuenta además con un máster universitario en Ciencias de la Universidad de Stanford y otro en administración de negocios de la Escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania, donde fue nombrado «Académico Siebel».

Sundar venía de una familia humilde y su familia confiaba plenamente en su hijo, así que para pagarle el viaje a Estados Unidos sacaron de sus ahorros 1.000 dólares, más de lo que ganaban en un año entero.

Comenzó su carrera como ingeniero de materiales en Applied Materials, un fabricante de semiconductores, y tras su máster en la Escuela Wharton estuvo una temporada trabajando en la consultora McKinsey.

Sundar Pichai durante sus estudios en Stanford en 1994.
Sundar Pichai durante sus estudios en Stanford en 1994.

Sin embargo no tardó en pasar a formar parte de la plantilla de Google, y además lo haría de manera anecdótica. Su entrevista para el puesto sucedió un 1 de abril, día de los inocentes, y mismo día que Google lanzaría Gmail, algo que todo el mundo pensó que era inocentada, incluso el propio Pichai. Pero resultó no serlo, y la entrevista tampoco, logró el puesto y comenzó a trabajar en la barra de búsqueda de Google para distintos navegadores.

Ganándose el puesto

Alguien con una curiosidad por la tecnología y el enorme segmento de conocimientos tecnológicos que tiene, inevitablemente iría subiendo puestos y sumando responsabilidades a su trabajo. Tras centrarse en el buscador, Sundar tenía claro lo que hacía falta y se lo sugirió a sus superiores; tener un navegador propio. Aunque a Brin y Page convencería la idea, a Eric Schmidt (presidente de la compañía), se resistió a ello durante unos años.

Pero finalmente Google Chrome vio la luz en 2008 con una beta previa, y no tardaría en convertirse en el navegador más utilizado por todo el mundo. Pero Pichai no se detendría ahí y más allá; Chrome OS, el primer sistema operativo de Google, que comenzó a verse en 2011 en los primeros Chromebooks de la compañía.

Gracias a estos dos trabajos su talento no estaba en duda, el mismo año que se lanzó Chrome OS pasó a ser el responsable encargado de Gmail y Google Docs, y en 2013 su escalón más importante; máximo responsable de Android, sustituyendo a Andy Rubin, su creador. Dos años después, CEO de Google.

Sundar Pichai

En aquel instante Page y Brin tenían claro que dejaban su compañía en manos de Pichai, y que él llevaría las riendas de la empresa. Desde entonces el crecimiento de Google ha sido exponencial y Pichai ha guiado a la compañía a una posición dominante e inquebrantable. Especialmente cuando hablamos del ecosistema de Google, y sobretodo de Android, que es ya el sistema operativo móvil más usado del mundo.

Pero el punto más importante de «la era Sundar Pichai» probablemente sea el de la accesibilidad y el alcance sus servicios, lograr que la tecnología penetre en todo el mundo y sea accesible para toda la población.

El valle es hindú

La India y Silicon Valley tiene lazos estrechos, parece ser. Actualmente algunas de las empresas tecnológicas más grandes del mundo están asentadas en la India. Y no es casualidad, Bangalore (Kamataka) tiene una de las mayores concentraciones de empresas tecnológicas desde los años 80. Muchas compañías internacionales tienen sede allí, como Texas Instruments o Infosys, todas relacionadas con el sector TIC.

Y la oportunidad de formación y trabajo desde luego no escasea, la formación académica y profesional en ese país es enorme. De hecho Bangalore es una enorme cartera de profesionales autónomos con gran talento y atractivo para las empresas occidentales, más que nada por la calidad de sus servicios y precios competitivos.

Sundar Pichai no es el único de procedencia hindú con un puesto importante en Google. También tenemos a Amit Singhal que fue vicepresidente de la compañía, y Vic Gundotra, ex vicepresidente senior, que antes de Google fue también gerente general en Microsoft.

Satya Nadella
Satya Nadella es otra de las figuras importantes de la era tecnológica con origen en la India

Y de hecho Microsoft es otro caso notable, en 2014 Steve Ballmer fue reemplazado por Satya Nadella como nuevo CEO, y entre sus filas Microsoft también cuenta con Sabeer Bhatia, cofundador de Hotmail. El CEO de Adobe también tiene sus orígenes en la India, Shantanu Narayen, desde 2005. Ruchi Sanghvi fue la primera mujer ingeniera contratada por Facebook, y más adelante dejó la empresa para fundar Cove, que después sería adquirida por Dropbox y ella pasaría a ser vicepresidenta de operaciones, hasta 2013. Padmasree Warrior tuvo cargos importantes de directiva en Motorola y Cisco, y Sun Microsystems fue cofundada por Vinod Khosla.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *