¿Por qué todo el mundo odia a Comic Sans?

Lo que parecía una fuente inofensiva e inocente, acabó por convertirse en lo más odiado de Internet

Comic Sans

Comic Sans, una fuente tipográfica con alegría y sin pretensiones que se encuentra en más de millones de sistemas en todo el mundo, es y será para siempre objeto de odio de cientos de personas, hasta el punto de encontrarnos gente a la que le pone de muy mala ostia ver un texto escrito en Comic Sans.

Carteles escolares, anuncios navideños, felicitaciones cumpleañeras… no hay otra fuente que podamos imaginar para tales propósitos. Comic Sans es una fuente cálida e inofensiva, pero también inadecuada y su simple uso es una garantía en toda regla de que surgirán los detractores allá donde aparezca la dichosa fuente.

Se trata es una tipografía única y utilizada en todo el mundo, un tipo de letra que realmente no pretende ser tipográfica. Parece inocente y escrita a mano, una opción perfecta para transmitir cosas que consideramos divertidas. Es la fuente ideal para los anuncios de una tienda de juguetes, y la peor opción para escribir un homenaje en la lápida de un difunto.

Y aún así, estamos hablando de la tipografía más odiada de todo el mundo.

El fracaso de Microsoft Bob

Para el creador de la famosa tipografía, Vincent Connare, Comic Sans es «lo mejor que ha hecho nunca»; Connare inventó la ridiculizada tipografía mientras trabajaba como ingeniero en Microsoft. Pero la historia de Comic Sans en realidad comienza cuando él apenas era estudiante de bellas artes en Nueva York. Por aquél entonces se pasaba sus días deambulando por las galerías de arte del antiguo SoHo asimilando sus obras con afecto. Aprendió rápido, dice, «si no notabas nada consideraba que era malo. Y si notaba algo eso era bueno porque al menos te hacía detenerte a contemplar».

Vincent Connare
Vincent Connare

Connare encontró trabajo gracias a un joven Bill Gates y se le asignó la tarea de crear una tipografía que fuera divertida para un nuevo programa llamado «Microsoft Bob». Inspirado por las letras de los cómics de ‘Batman‘ y ‘Watchmen‘, se le ocurrió lo que hoy todos conocemos como Comic Sans. Y a sus jefes no les gustó en absoluto.

Se trata de una de esas extrañas historias en las que ejecutivos sin visión lastraban un proyecto, pero Connare ni se inmutó y luchó por que se hiciera realidad con el argumento de debía ser una tipografía extraña y que destacase sobre el resto.

Pero Microsoft no la terminó utilizandoen Microsoft Bob. Para entender el contexto de todo, Microsoft Bob fue una aplicación que la compañía lanzó para Microsoft 3.1 con la pretensión de ser un programa educativo destinado a mejorar la imagen del sistema operativo, y facilitar su uso. Su fracaso fue estrepitoso y uno de los más sonados de la historia de Microsoft, por lo cual fue un bastante irónico que Bob fallara antes de que Windows fuera tan fácil de usar como un Macintosh y que Comic Sans acabara siendo una de las fuentes incluidas en cada Mac a partir de 1996.

Microsoft Bob
Microsoft Bob estaba destinado a usar Comic Sans, pero al final se decantaron por Times New Roman

Tiempo más tarde Connare vio su tipografía siendo utilizada por primera vez en el cartel de una tienda llamada «Fun Stamps» e inmediatamente supo que su crecimiento sería inevitable. De repente Comic Sans estaba presenta allá donde fuera, en toda clase de productos, anuncios y carteles.

«La mejor fuente del mundo»

Comic Sans se convirtió en un fenómeno a escala global hasta el punto que llamaría la atención de la revista Design Week, del Wall St. Journal. Más tarde Connare explicaba al mundo por qué su tipografía funcionaba tan bien: «Porque es mejor que Times New Roman«, decía.

Hace treinta años el uso de tipografías no era algo que a la mayoría de las personas le quitara el sueño a menos que estuvieran en la industria de la impresión o el diseño. Las tipografías eran algo que aceptábamos sin más en lugar de escoger.

Con el extenso repertorio de tipografías que Microsoft y Apple fueron incluyendo en sus sistemas, más la reinvención del marketing y la publicidad mediante un buen diseño gráfico gracias a una mente como la de Steve Jobs, las cosas cambiaron drásticamente. Era una nueva forma de expresar nuestras intenciones y nuestras emociones, una elección que se extendía desde las actualizaciones digitales de Garamond del siglo XVI hasta las tipografías modernas como Georgia y Calibri.

Selector de fuentes de Microsoft Word
Hoy en día disponemos de miles de tipografías en cualquier editor de texto

Hoy en día cada tipo de fuente puede emplearse para distintos fines, podemos escoger Gill Sans para las solicitudes de puestos de trabajo, Didot para nuestras invitaciones de bodas, o Lobster para anunciar un restaurante. Podemos distinguir las diferencias entre serif y sans-serif y entender sus virtudes; serif es ideal para artículos y periódicos, sans-serif generalmente se emplea para textos con un aire más informal. Y por supuesto, podemos usar Comic Sans, una tipografía infantil aparentemente inofensiva, y desatar la histeria colectiva en un mundo indefenso.

Particularmente Lobster es una de las fuentes más usadas en la actualidad y por ello se está convirtiendo en la nueva denostada, una Comic Sans en potencia, cosas del abuso en exceso.

Inevitablemente la reacción del populacho y los jocosos memes sobre Comic Sans han acabado produciendo un nuevo y particular movimiento; ya hay indicios de que se está convirtiendo en una moda retro, de la misma forma que hoy en día abrazamos la moda y la cultura pop de los años 80, un circulo vicioso.

Comic Sans #retro
Comic Sans Aesthetic. Pinterest

Aunque hay un punto muy importante a resaltar en toda esta trágica historia; Comic Sans se ha convertido en un aliado imprescindible para aquellas personas que trabajan con niños disléxicos. Su uso como ayuda y refuerzo es una de las mejores aportaciones que nos ha dejado ha dejado la tipografía, demostrándonos que no todo es malo en esta vida.

Imagen: Pixabay

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *