Xbox Series X|S: cómo funcionan sus dos modos de inicio, ventajas y recomendaciones

Xbox Series X
Publicado por: Adrián Ruiz

Si eres uno de los afortunados poseedores de Xbox Series X|S seguramente ya habrás visto que la consola tiene dos modos de encendido y apagado diferentes y cada uno con sus propias ventajas e inconvenientes. Si has llegado hasta este artículo es que probablemente estás buscando información al respecto, ¿qué modo debería activar? ¿Cual sería la mejor configuración para mi consola?

Ambos modos de inicio de las nuevas Xbox están pensados para cubrir las necesidades de cualquier jugador y que sea él mismo quien decida la mejor forma de que funcione su consola: ya sea teniendo en consideración la factura de la luz, como la experiencia de juego y el ecosistema de Xbox. Lo único y lo más importante que debes saber es que todas las Xbox Series X|S han sido diseñadas teniendo en cuenta ambos modos de inicio, así que no hay un modo que sea «más correcto» que el otro, simplemente dos opciones igual de válidas.

Sin más, un repaso ambos modos de inicio, sus diferencias y cual se adapta mejor a lo que necesitas.

Modo de inicio inmediato

Tiempo respuesta Xbox Series X

Este modo de inicio básicamente te permite iniciar la consola más deprisa (casi al instante), iniciarla mediante comandos de tu voz (si está disponible), y encender la tele con la consola gracias a la tecnología HDMI-CEC. Aunque en realidad tiene más cosillas.

Si buscas el mejor rendimiento y tu gasto en luz no te preocupa demasiado el modo de inicio inmediato es con diferencia lo que estás buscando. Este modo nos permite tener encender la consola e iniciar sesión en apenas cuestión de segundos. Combinado con el Quick Resume y un televisor con encendido inmediato literalmente podremos ponernos a jugar casi con la misma inmediatez con la que nos sentamos en el sofá. Con este modo de inicio se nos muestra la verdadera faceta de Xbox Series X|S, que es la impresionante rapidez de un hardware robusto.

Por otra parte este modo de inicio le permite a la consola mantenerse conectada a Internet cuando está apagada, descargar, actualizar e instalar juegos, así como actualizar el propio sistema operativo. Junto al ecosistema de Xbox nos permite también comprar juegos desde la aplicación móvil o la versión web y estos se instalarán solos en nuestra consola. Pero la cosa no acaba aquí: gracias al juego en remoto podemos iniciar la consola con nuestro móvil o tablet desde cualquier lugar, conectar un mando y ponernos a jugar como si estuviéramos en casa. Otra opción que no falta es la de poder configurar y gestionar la consola en cualquier momento desde nuestro móvil.

En Microsoft han pensado en todo y no debemos preocuparnos por que se nos llene toda la memoria con las actualizaciones: desde la app de Xbox podremos saber cuanto espacio libre nos queda y desde los ajustes de la consola podemos apagar el almacenamiento para que no se instalen juegos automáticamente sin nuestro consentimiento.

Para activar el modo de inicio inmediato, desde «Mis juegos y aplicaciones» buscamos la opción «Modo de energía e inicio» en General, y luego seleccionamos la opción en el desplegable «Modo de energía».

Modo de ahorro de energía

Menú Home de Xbox Series X

Bien, si acabas de adquirir la consola, especialmente una Series X, probablemente quieras ahorrar algo de dinero durante un tiempo, solo entre una Xbox Series X, juegos nuevos y Game Pass la cosa se nos puede ir de presupuesto. Por ello mismo Xbox Series X|S cuenta con un modo de ahorro de energía que nos permite apagar la consola totalmente.

El modo ahorro de energía de Xbox Series X|S hará que tu consola se apague por completo una vez la hayamos apagado. También ofrece un menor consumo de energía y es más amigable con el medio ambiente, un punto a favor muy a tener en cuenta. Gracias a ello la consola se mantendrá siempre en frío cuando esté apagada, y por otra parte solo tardará alrededor de 20 segundos en arrancar a diferencia del encendido inmediato del modo opuesto.

Hay varios puntos muy importantes que deberás saber sobre el modo ahorro de energía. Primero, todos los juegos suspendidos a través del Quick Resume de Xbox se conservarán incluso desconectando la consola de la corriente. Esto es posible porque, a diferencia de lo habitual, no se almacena el estado de sesión en la memoria RAM sino directamente en el SSD, una decisión de diseño bastante innovadora. Por otro lado debes saber que en modo ahorro de energía con la consola apagada no descargará ni aplicará actualizaciones en segundo plano.

Por último y no menos importante, nunca desconectes la consola de la corriente y/o apagues la regleta inmediatamente tras apagar la consola, especialmente si está caliente: aún en modo ahorro de energía es probable que la consola tarde en apagarse del todo hasta que el ventilador haya cumplido todo su trabajo al enfriar la maquina. Si interrumpimos ese proceso podríamos hacer que calor residual se quede en la consola y tarde más de lo debido en enfriarse.

Este modo se activa igual que el modo inmediato, desde «Mis juegos y aplicaciones» buscamos la opción «Modo de energía e inicio» en General, y luego seleccionamos la opción en el desplegable «Modo de energía».

¿Cual es la mejor opción?

Personalmente, una combinación de ambos modos. A falta de que Microsoft ofrezca desde el diálogo de apagado (cuando mantenemos presionado el botón Home del mando) la opción de apagado completo, ahora mismo considero mejor opción dejar activado el modo inicio inmediato para esos días en los que usaremos la consola en más de una ocasión, y cuando no tengamos pensado darle uso durante horas (por ejemplo toda la noche), hacemos un apagado completo.

Xbox Series X tiene un consumo de 29 vatios en su rendimiento más bajo y su reflejo en la factura de la luz puede ser bastante irrisorio. La media al año en luz que gasta una Xbox One X es de unos 36 euros y ahora mismo tanto Xbox Series X como Xbox Series S tienen un consumo de potencia mucho menor que la generación anterio. Aún así es importante realizar un apagado completo con cierta frecuencia no solo para evitar un desgaste innecesario de los componentes de la consola, sino también para procurar no afectar en mayor grado al medio ambiente.

Ahora mismo si tienes la consola en modo inicio inmediato la única forma de hacer un apagado completo es dirigiéndonos al mismo apartado donde se configura dicho modo, pero esperemos que esto cambie en una actualización futura. Otro punto interesante es que desde el mismo apartado de configuración podremos activar un ciclo de reinicio para que la consola limpie su caché con cierta frecuencia, algo que puede sernos muy útil para evitar errores de software innecesarios.

Más información: Xbox
¡Síguenos!

Si te ha gustado el artículo síguenos para no perderte nuestras publicaciones:

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *