La next-gen no irá de gráficos, si no de dimensiones

Mucha gente se pregunta dónde está el cambio en la nueva generación de consolas.

PlayStation 5

Hace poco pudimos ver por primera vez cómo serán los juegos de la futura PlayStation 5. A algunos sorprendería notablemente lo visto, ya sea por el impresionante catálogo que tendrá la maquina, como por sus capacidades. A otros no sorprendería tanto, por una más que evidente diferencia técnica casi imperceptible para muchos de nosotros.

Ahora, tras ver la presentación de PS5, algunos de los juegos de Xbox Series X, más información que nos han ido dejando ambas compañías a lo largo de estos meses, poco a poco se va desentrañando de qué palo irá la próxima generación. Y es que la next-gen no será un salto gráfico cuantitativo, pero sí será un salto enorme.

La importancia del SSD

Una de la cosas que más se han oído respecto a PlayStation 5 es que su SSD será la clave que defina las capacidades de la consola. ¿Qué es un SSD? En resumidas cuentas una unidad de almacenamiento sólido (es decir, un disco duro). Pero la cosa no va de tener más espacio para guardar más juegos, si no de tener más capacidad para mejorar la velocidad de lectura.

Para poner en contexto, el SSD de PS5 tendrá un ancho de banda 100 veces superior al de PS4. Gracias a ello se podrán reducir drásticamente los tiempos de carga, renderizar juegos a mayores resoluciones sin sacrificar tasas de fotogramas, cargar muchos más elementos en pantalla, e incluso tener escenarios más grandes, ricos y vivos.

En el pasado ya vimos una muy pequeña muestra de ello, donde Sony nos mostraba la aventura de ‘Spiderman’ corriendo en una PS5 con un tiempo de carga de menos de 1 segundo, frente a los 8 segundos que tiene en una PS4 Pro.

El segundo ejemplo lo vimos de forma mucho más clara en uno de los juegos estrella de PlayStation 5 presentado la semana pasada; ‘Ratchet & Clank: Rift Apart‘.

Y es que en el gameplay se vuelve bastante evidente de qué va la cosa, ya que casi toda la mecánica y el eje principal del juego se centra en ese aspecto en concreto; la capacidad de alternar entre dimensiones, escenarios y mapas sin pestañear si quiera. Esta mecánica viene a mostrarnos en un primer vistazo de qué será capaz la next-gen.

Ratchet & Clank: Rift Apart
Ratchet & Clank: Rift Apart

Algo similar se dejó ver en otro juego que presentaron en el mismo evento, el indie ‘Kena: Bridge of Spirits‘, donde la protagonista invoca el poder de la naturaleza haciendo crecer de golpe toda la flora del escenario, para acabar dejándonos impresionados.

Por otro lado se han visto pequeñas muestra de las capacidades de la next-gen en la presentación de Xbox Series X, que a falta de confirmar si es cinemática o ingame, en el trailer de ‘The Medium’ se deja ver una impresionante transformación de un escenario entero.

Evidentemente, esta clase de mecánicas ya se pueden ver en otros juegos actuales como Death Stranding, pero a cambio de hacer palidecer otros aspectos técnicos del juego. Lo que aportará la next-gen es una estabilidad y fluidez con seguridad, brindando a los desarrolladores de mayor libertad para exprimir al máximo el tope que puede ofrecer el hardware.

También irá de gráficos la cosa

Por supuesto, veremos un cambio gráfico sustancial. Pero no al comienzo.

Tenemos que recordar que estamos ante maquinas nuevas, que, aunque heredan de sus predecesoras e incluso de PC las técnicas de desarrollo, de todos modos los desarrolladores tendrán que conocer bien su hardware y aprender a exprimirlo. Los primeros juegos de la next-gen serán bastante parecidos a los últimos que están llegando a PS4 y Xbox One.

Y aún así a nadie debería de sorprenderle, así ha sido en todas las generaciones y hasta que no llegan a mitad de su ciclo de vida no suelen empezar a recibir los juegos que de verdad aprovechan el hardware al 100%. Estos dos últimos años son el mejor ejemplo, que PS4 ha recibido (y recibirá) ‘Death Stranding’, ‘Doom Ethernal’, ‘Final Fantasy VII: Remake’, ‘Ghost of Tsushima’, ‘The Last of Us: Part II’, ‘Cyberpunk 2077’

Ghost of Tsushima
Ghost of Tsushima

De hecho PS4 y One empezaron con juegos intergeneracionales, algunos de ellos bastante exigentes y que aún así una PS3 podía con ellos, como fue el caso de ‘Metal Gear Solid V‘. ¿Imaginas PS3 moviendo ‘Cyberpunk 2077’? Pues lo mismo debería pasar con el paso de los años, juegos que veremos en PlayStation 5 y Xbox Series X que hoy en día serían impensables de ver en una PS4 o Xbox One.

Esto es solo el comienzo, y lo bueno aún estará por llegar.

¡Síguenos!

Si te ha gustado el artículo síguenos para no perderte nuestras publicaciones:

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *