Una familia de Tokio, una película especial

Analizamos uno de los mejores remakes que nos ha podido dejar el cine japonés.

Tokyo Family

Para los que no lo conozcan, Yasujirō Ozu era uno de los directores más aclamados de la era dorada del cine japonés junto al magnánimo Akira Kurosawa. Pero su popularidad fuera de Japón era más bien desapercibida, algo que el director achacó a que al público occidental le costaba comprender sus películas.

Y aún así el cineasta tuvo una larga carrera llena de grandes películas, con una filmografía que nada tenía que envidiar a la de Kurosawa. Junto a Kurosawa y Mizoguchi, era considerado «el más japonés japonés de los directores japoneses».

Entre sus películas se encontraba un gran clásico de culto, ‘Cuentos de Tokio’, probablemente su película más querida. Décadas después, el director Yôji Yamada quiso homenajear el filme con un remake contemporáneo, que, lejos de lo que viene siendo habitual cuando se trata de remakes, la película logra cautivar y ser un rotundo diez.

Cuentos de Tokio

La historia de todas las familias

‘Una familia de Tokio’ nos cuenta la historia de Shukichi Hirayama y su esposa Tomiko, un anciano matrimonio que vive en las zonas rurales de una pequeña isla. Un día deciden trasladarse a Tokio pese al rechazo que les provoca la vida urbana, para pasar unos días con sus hijos mayores; el director de un pequeño hospital, la dueña de un salón de belleza, y un joven problemático que va sin rumbo fijo en la vida.

La película es un interesante contraste con dos historias que contar al mismo tiempo; la del paso del tiempo y cómo cambia la sociedad mientras nosotros seguimos anclados en nuestro pasado, y la del distanciamiento familiar en el momento en que los hijos crecen y forman sus propias familias.

Una familia de Tokio

‘Una familia de Tokio’ es un vistazo al seno familiar desde la perspectiva de la vejez, logrando poner en conciencia un sentimiento de soledad y melancolía que es real. Lo interesante de la película es que, pese a la diferencia cultural y geográfica, es fácil sentir identificación con lo que nos cuenta de una manera entrañable.

La película arranca lenta y mantiene ese ritmo en sus casi dos horas y media de duración, pero mediante buenos planos, música y diálogos naturales nos invita a la calma y el sosiego, así que ni su lentitud ni su duración se llegan a hacer densas en ningún momento. Al contrario, el metraje es milimétricamente perfecto.

Estamos por lo tanto ante una de las mejores películas sobre la familia que se pueden ver. De hecho, la película original es la mejor película familiar que existe.

Un remake perfecto

‘Tokyo monogatari’, más conocido aquí como ‘Cuentos de Tokio’, es una película de 1953 que cuenta exactamente la misma historia que el pequeño homenaje de Yamada. Yasujiro Ozu llevaba una buena racha de películas, y aquel año se reunió con Kogo Ona para escribir el guión en apenas 103 días.

Ona se inspiró un poco en la película ‘Dejad paso al mañana’, de Leo McCarey, cinta que Ozu no vio nunca. Tras su estreno, no logró el reconocimiento suficiente por considerarse «demasiado japonesa» para su comercialización. En 2012 la revista Sight and Sound le otorgó el título de mejor película de todos los tiempos. De hecho todos sus títulos los ganó de forma póstuma.

El remake de Yamada resta algo de énfasis al drama y traslada la historia a una Tokio contemporánea, que, a diferencia de la película original, su japonecización no impedirá que cualquiera la disfrute. Aunque por supuesto, siempre debería ser primera opción ver ‘Cuentos de Tokio’.

Una familia de Tokio (Blu-ray)

Una familia de Tokio (Blu-ray)

Una pareja de ancianos que vive en una pequeña isla viaja a Tokio para visitar a sus tres hijos. Los hijos quieren que sus padres se diviertan en la capital, pero al mismo tiempo están ocupados en sus trabajos, dejando que sus ancianos padres se sientan algo incómodos. Pero pronto todo cambia.

Ver en Amazon

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *