Todo lo que no tiene Juego de Tronos, lo tiene Vikingos

Las comparaciones son odiosas, lo sé. Aún así es inevitable comparar estas dos grandes series.

Publicado por: Adrián Ruiz Artículo original: abril del 2019

Lo sé, comparación odiosa para muchos, ‘Vikingos’ es una ficción inspirada en hechos históricos y ‘Juego de Tronos’ una fantasía medieval con dragones, winter is coming’s y caminantes blancos.

Aún así es inevitable hacer la comparación de ambas series ya no solo por la similar ambientación que tienen, si no también por ser referentes actuales, con la diferencia de que todo aquello de lo que peca ‘Juego de Tronos’, lo tiene ‘Vikingos’.

Personalidad y carisma en sus personajes

Algo que en ‘Juego de Tronos’ no se ve mucho ya que la serie es más bien un baile de ensayos. Si nos paramos a pensar en JdT prima la impasibilidad, el drama y la seriedad en casi todos sus personajes, muy pocos llegan a salirse de la pantalla como Joffrey, Walder Frey o Shireen. Tenemos personajes como Jon Snow y Daenerys interpretados por unos actores que han tardado 8 temporadas en lograr ser algo más que un rostro fruncido.

‘Vikingos’ es un cúmulo de personalidades, personajes a cada cual más peculiar y diferente del resto, como Floki, Ivar, o el mismísimo Ragnar. Personajes hechos a sí mismos, lo cual dota a la serie de un reparto irreemplazable.

Floki y Ragnar

A nivel de actuación lo más destacable en ‘Juego de Tronos’ (y esto es una opinión personal) han sido Joffrey y Tyrion. Especialmente Tyrion pero únicamente por sus ingeniosos diálogos en los que parece que el exceso de vino le haya pasado factura en las últimas temporadas. Luego ves a otros como Jon Snow y Daenerys que al principio de la serie eran un sopor actuando, pero en las últimas temporadas han sabido mejorar bastante.

En ‘Vikingos’ hay talento en casi todo el reparto, y cada uno es único a su manera. La excentricidad de Floki logra encantarnos desde el comienzo, Ragnar nos da una actuación a la altura de un papel de Joker. Björn, Ivar, Lagherta, Ecbert, Athelstan, cada uno destaca de manera personal y cohesiona con el resto de personajes. Y es que hay talento hasta entre los secundarios, como Aelle, Harbard o Harald.

Da gustazo ver a los actores en pantalla.

Más batallas y más violencia

Sí, sé que ‘Juego de Tronos’ se centra más en lo político y la acción queda en plano secundario. Pero en ‘Vikingos’ la acción también es secundaria y aún así logra cautivar con una mayor sucesión de batallas, sin abusar de ellas (de hecho algunas ni se llegan a ver) y todas son emocionantes a su forma, con una violencia inusual, una tensión que eriza la piel, y un resultado si no dramático, emocionalmente eficiente.

Jon Snow

Aunque también es cierto que JdT nos ha dejado batallas épicas y memorables con un enorme trabajo técnico detrás, especialmente en sus últimas temporadas.

Pese a que era casi imposible lograr ver algo en ‘La Larga Noche’.

Poco contexto y mucha historia

‘Juego de Tronos’ tiene una mayor variedad de tramas (y subtramas) ya que cuenta con incontables personajes, muchos bailes y giros constantes en la narrativa, la premisa de JdT son los cliffhanger’s continuos. ‘Vikingos’ por lo contrario su historia es de lo más básica; vikingos invadiendo Europa.

Y a pesar de ello logran cubrir cada minuto de cada capítulo a la perfección sumergiéndote en la historia del siglo IX, en la mitología nórdica que tanto veneraban los vikingos, y en la religión cristiana que afloraba en aquella época, sin llegar ser en ningún momento soporífera.

La serie logra que te plantees los mismos dilemas morales y religiosos que tanto atemorizan a sus personajes, como si los vivieras tú mismo.

Políticamente incorrecta

Solo hay que ver el primer capítulo para darse cuenta.

‘Vikingos’ no se anda con medias tintas, si los vikingos eras unos bárbaros y unos desalmados, la serie te lo muestra sin tapujos. Cierto es que en JdT no hay vacile a la hora de acabar con la vida de personajes importantes, y ‘La boda roja’ es probablemente uno de los capítulos más impactantes que he visto en una serie.

Pero todo esto queda lejos de la crueldad del ser humano que podemos llegar a ver en una serie como es ‘Vikingos’, más cuando tenemos en cuenta que se inspira en hechos históricos.

Ivar repleto de sangre

Una evolución marcada

A lo que refiere la evolución de cada personaje, en ‘Juego de Tronos’ lo más notable que vemos es el cambio físico de los más pequeños en sus 9 años de rodaje. También vemos cómo sus caminos les llevan por senderos llenos de tormento. En algunos casos estos personajes no han evolucionado para bien precisamente, pero la cantidad de tramas argumentales y de personajes que tiene la serie empaña una narración sólida y lineal en estas evoluciones.

Por otro lado en ‘Vikingos’ vemos un cambio en los personajes que tiende a ser evolutivo y sin dar perdida a los pequeños detalles. Y no hablo de un cambio físico notable si no de sus propios valores, sus creencias y su madurez.

Es terminar la 4ª temporada, ver como estaban todos en la primera, y comprender la importancia que da esta serie a sus personajes antes que a la propia historia.

En retrospectiva

El problema más grave que tiene ‘Vikingos’ es que al ser basada en hechos históricos y tener que afrontar años (y décadas) de acontecimientos, la forma de encajar a ciertos personajes, de como envejecen, es a veces surrealista. Llega un punto en que los hijos parecen más mayores que sus propios padres.

Aunque el casting brilla por su talento, y eso siempre hay que reconocerlo.

Vikings

En resumen; si te gusta ‘Juego de Tronos’ y nunca has visto ‘Vikingos’ ahora que JdT ha acabado tal vez sea el momento perfecto para verla. Aprovecha, que está disponible en Netflix, Prime Video y HBO.

Este artículo es una opinión personal especialmente centrada en Vikingos, no tengo nada en contra de JdT, de hecho ambas series me encantan.

¡Síguenos!

Si te ha gustado el artículo síguenos para no perderte nuestras publicaciones:

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *