Lock & Stock, los inicios macarras de Guy Ritchie

Lock, Stock & Two Smoking Barrels

Este año Ritchie volvía por la puerta grande después de una etapa que su cine rezumaba un sospecho aire comercial entre películas como ‘Rey Arturo’ y ‘Aladdin’, aunque bien es cierto que ‘Operación U.N.C.LE’ volvía (un pelín) a sus raíces de la acción y el thriller, y que pese a ser un blockbuster de encajaba a la perfección, era un Guy Ritchie muy diferente al que nos tenía acostumbrados el director con películas como ‘Snatch, cerdos y diamantes’ y ‘RocknRolla’.

‘The Gentlemen: Los señores de la mafia’ ha sido un regreso magistral a lo que algún día definió lo que sería el estilo de Ritchie, y los fans de sus películas estaremos de enhorabuena, porque su próxima película, ‘Cash Truck’, parece que irá en la misma línea y traerá de vuelta al mítico Jason Statham bajo la dirección del cineasta. Ritchie a vuelto, al fin.

Hablamos, por lo tanto, de uno de los directores que pese a sus pequeños desvíos cinematográficos tiene un estilo muy marcado, travieso y macarra donde predomina la violencia, el humor negro y los diálogos densos. Sí, como Quentin Tarantino. Y lo cierto es que Guy Ritchie es lo más parecido a Tarantino que podemos encontrar en la actualidad, una mezcla entre Tarantino, Scorsese y Boyle.

Por ese motivo, hoy vengo a hablaros del primer largometraje con el que el director debutó en 1998, presentando al mundo lo que algunos denominaban «el cine británico de Goodfellas», ‘Lock, Stock & Two Smoking Barrels’.

200.000 libras, una partida de cartas, y dos viejos rifles

‘Lock & Stock’ nos presentará a cuatro hermanos, unos personajes de dudosos escrúpulos que no dudan en ganarse la vida con delitos menores. Un día, los cuatro decidirán reunir todos sus ahorros para confiárselos a uno de ellos, un maestro jugando a las cartas, para que apueste el dinero en una partida organizada y amasen una fortuna.

A simple vista el argumento de la cinta puede parecer de lo más sencillo, pero aquí es dónde entra el ingenio del director; la capacidad de darle la vuelta a la historia una y otra vez para llevarnos a conclusiones de lo más rocambolescas, hilarantes e inesperadas. Desde el minuto 1 de la película se nos irá presentando de manera intencionadamente desordenada a los distintos personajes de esta historia (que no son pocos), pero no tardaremos en atar cabos con el «quién es quién» al mismo tiempo que sorprende como los caminos de nuestros personajes se van cruzando.

Tan simple es la historia, que todo gira en torno a tres cosas sencillas: dinero, una apuesta y dos rifles. El título original de la película hace honor a ello.

Salta a la vista desde los primeros compases de la cinta que estamos ante una película de cine independiente por su tono desaturado y el inusual uso de la banda sonora. Aún así, son elementos que definen un filme que no tardaría en convertirse en película de culto.

La inspiración en ‘Reservir Dogs‘ y ‘Pulp Fiction‘ también es evidente, solo hay que fijarse en sus diálogos acelerados y absurdos para comprobarlo.

Lock, Stock & Two Smoking Barrels

En especial, ‘Lock & Stock’ destaca por ser una película con un uso explícito de la violencia, pero no gratuito, si no genuino, tendiendo más a ser sugerente que gráfico, pero igual de incómodo y violentamente no apto para cardíacos.

Un predecesor clave

‘Lock & Stock’ se trataría de su primer largometraje, pero fue unicamente posible gracias a ‘The Hard Case’, su primer proyecto cinematográfico e independiente que le valió el reconocimiento suficiente para que los productores depositaran su confianza (y dinero) en él.

Gracias a ello pudo avanzar con el guión, llevarlo a buen puerto, y abrirle las puertas de Hollywood para estrenar su siguiente película dos años después; ‘Snatch, cerdos y diamantes’, contando con Brad Pitt en el reparto. Un salto enorme.

‘Snatch’ es de esos referentes de culto que cualquier erudito de la comedia negra, películas de robos, atracos y mafia te pondrá en un pedestal. Y con razón, la película es un combo redondo. En ella repetían papel algunos actores de ‘Lock & Stock’ como Vinnie Jones y Jason Statham, y el estilo y el tipo de historia no se alejaba de el de su predecesora, convirtiéndose, en cierta manera, en una especie de secuela espiritual.

Lock, Stock & Two Smoking Barrels
Vinnie Jones, en ‘Lock & Stock’

Más adelante entre cierta variedad de películas tendríamos otras dos notables cintas en su particular línea como ‘Revolver’ y ‘RocknRolla’, y tras 12 años amparado en los blockbusters, ‘The Gentlemen’.

‘Lock & Stock’ sería, por lo tanto, la opción más adecuada para adentrarse en el mundo las gamberradas cinematográficas de Ritchie, una película de introducción, pero también una película perfecta para adentrarse en ella, dejarse llevar y disfrutarla.

 Lock & Stock (DVD)

Lock & Stock (DVD)

Thriller en clave de comedia sobre unos gángsters del East End, en un recorrido por el mundo más sórdido de Londres, con brillantes diálogos de la calle y afilado humor negro.

Ver en Amazon

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *