La trinchera infinita, claustrofobia histórica

Hablemos de una de las mejores películas actuales del cine español.

La trinchera infinita

Hace escasas semanas repasábamos en un artículo algunas de las mejores películas españolas que tenemos disponibles en las distintas plataformas de streaming. Entre ellas hablé de una en particular, ‘La trinchera infinita’, protagonizada por Antonio de la Torre y dirigida por tres cineastas sobresalientes y que ya han colaborado en otras ocasiones juntos; Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga.

‘La trinchera infinita’ es probablemente la última gran producción española destacable que nos ha podido dejar el cine español (con permiso de ‘El hoyo’), y si estas buscando conocer más sobre la cinta, sigue leyendo para conocer su magnificencia.

La Guerra Civil

‘La trinchera infinita’ nos traslada a los inicios de la Guerra Civil española y desde el primer minuto no da ni suspiro al espectador; la película empieza agitada y la tensión es inminente, con una presentación rápida de nuestros dos protagonistas, Higinio y Rosa, un joven matrimonio recién unido, y poniendo sobre la mesa la situación actual y lo que trascenderá durante el resto de la cinta. Condenado a vivir escondido, Higinio deberá asegurar su supervivencia con todo el apoyo y la ayuda de su mujer, mientras la situación no para de ser asfixiante, tanto para ellos como para nosotros.

Higinio (Antonio de la Torre) y Rosa (Belén Cuesta) en 'La trinchera infinita'
Higinio (Antonio de la Torre) y Rosa (Belén Cuesta) en ‘La trinchera infinita’

Con esto tenemos por delante dos extensas horas y media en la que acompañaremos al joven matrimonio en una travesía de lo que se dice vivir con miedo, en una condena que se prolongará en mi más ni menos que 30 años.

Y precisamente la larga duración de la película acompaña a la duración de esa condena, porque logra transmitir esa sensación de paciencia, desesperación y angustia. El único hándicap en este punto es que a lo largo de todo el filme solo tenemos tres o cuatro referencias directas sobre cuanto tiempo ha pasado, y muchas indirectas que, sin un conocimiento histórico de la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, es fácil acabar desubicado en la cronología.

En su lugar la película se divide en palabras. Sí, como lo lees. A lo largo de la cinta se nos va presentando cual diccionario una serie de vocablos acompañados de una breve descripción que viene a explicarnos, o mejor dicho, transmitirnos, lo que sucederá a continuación. Es en cierta manera una forma elegante de sustituir a una cortinilla que diga «10 años después». Y les ha quedado bastante bien.

Uno de los puntos más fuertes de la película es el hecho de estar grabada, casi en su totalidad, en escenarios cerrados y apagados, casi lúgubres. Esto es no es baladí y es completamente intencionado, porque logra que nos atrincheremos con Higinio en su reclusión permanente para que sintamos el desazón de estar medio muerto mientras fuera la vida sigue. Aunque hay que resaltar que si piensas ver la película en Netflix más te vale tener una buena conexión a Internet y el plan HD o 4k, con tantos oscuros el bitrate puede llegar a ser tan pobre que nos dará más angustia ver pixeles como puños que estar 30 años encerrados sin salir.

Higinio (Antonio de la Torre) y Rosa (Belén Cuesta) en 'La trinchera infinita'

‘La trinchera infinita’ pone en relieve una verdad histórica y dolorosa que nos pincha fuerte cuando llegan esos textos que preceden a los créditos finales, explicando la desgracia que vivieron nuestros antepasados y el horror que tuvieron que sufrir muchos. No hay amnistía que pueda borrar el recuerdo, del mismo modo no hay perdón que pueda arreglar el pasado.

Lejos de entrar a debatir sobre un posible mensaje politizado tras las líneas (o entre líneas) del guión, lo cierto es que ‘La trinchera infinita’ cumple con creces como filme dramático, emotivo y con un mensaje potente. Un mensaje que nos enseña a valorar lo bueno de nuestra vida. Como diría Antonio de la Torre en el papel de Higinio, lo que debería hacer un padre es tener chiquillos, escucharlos reír y jugar con ellos en la calle.

Lo mejor de Antonio de la Torre

No son muchas las actuaciones de Antonio de la Torre que he visto, pero sí las suficientes como para saber que es probablemente uno de los mejores actores del cine español. Si en ‘Tarde para la ira’ lograba engañarnos con esa actuación pasmosa, luego lograría encarnar a un político de pies a cabeza en ‘El Reino’, en ‘Trinchera infinita’ se pasea por una transformación realmente asombrosa.

Aunque el actor ya se marcaría un «Christian Bale» cuando protagonizó allá por 2009 la película ‘Gordos’ ganando 33 kilos en apenas cuatro meses, en esta ocasión su transformación va más allá de un mero cambio físico y ponerse cada vez más fondón.

Como es evidente en una película que abarca tres décadas, el peso de los años se nota. Vemos como los años pasan factura a Higinio con un aspecto que llega un punto que es dificil discernir qué es natural del actor y qué no. Le vemos delgado, joven y lleno de energía, así como viejo, fondón y sin apenas fuerzas para levantarse. Y todo acompañado de una interpretación andaluz completamente natural y sin distinción alguna; es literalmente ver a envejecer al personaje de verdad.

Antonio de la Torre en 'La trinchera infinita'
Antonio de la Torre en ‘La trinchera infinita’

Belén Cuesta (Rosa en la película) también nos deja una actuación tan magistral como natural y con una evolución bien marcada, siendo los hombros que aguantan todo el peso, vemos como aguanta la penuria de una vida vacía y aún así no se quiebra ni lo permite; se mantiene en pie y soporta todos los golpes lo mejor que puede. Ningún matrimonio es perfecto e incluso un matrimonio atrincherado tiene sus desavenencias como el resto. Solo el ímpetu, el coraje y el trabajo en equipo pueden mantener viva la llama, y aquí entra Belén Cuesta para mostrarnos amor verdadero, sin florituras y con dosis de realidad.

La trinchera infinita (DVD)

La trinchera infinita (DVD)

Higinio y Rosa llevan pocos meses casados cuando estalla la Guerra Civil, y la vida de él pasa a estar seriamente amenazada. Con ayuda de su mujer, decidirá utilizar un agujero cavado en su propia casa como escondite provisional.

Ver en Amazon
Nuestras publicaciones en Instagram

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *